EL MONO DE KAPANGA SE CONVIRTIÓ EN NUESTRO ORÁCULO